Archivo Histórico Comité Monseñor Romero

No especificado

LAS MADRES DE LAS COMUNIDADES ECLESIALES DE BASE

Las madres de las comunidades de base de oriente, por este medio queremos dirigirnos a las comunidades cristianas,’ a todo nuestro pueblo y los demás pueblos del mundo, para hacerles llegar nuestro grito de protesta y preocupación: Primero, por el reclutamiento forzoso de nuestros hijos por parte de la Fuerza Armada. Ante el cual expresamos nuestro total desacuerdo y repudio.

-Porque una ley así irrespeta los más elementales derechos de la persona humana, como es la vida, la libertad y la autodeterminación.

—Para nosotros las familias pobres nuestros hijos son la única ayuda y esperanza para el sostén de nuestros hogares.

—Como madres no queremos que se nos arranque a nuestros hijos del seno de nuestros hogares solo para llevarlos a morir inútilmente. Ya no queremos que se siga segando más la vida joven y valiosa de nuestros hijos.

—El reclutamiento forzoso no es ningún camino que conduzca a la so-lución de este conflicto. Todo lo contrario: En la evidencia de la prolongación y profundización del mismo. Como cristianos nos preocupa que esta situación de tanto dolor y muerte que ha enlutado a miles de hogares nuestros continué en nuestro pueblo

—Nosotras las madres no queremos más guerras, no más derramamiento de sangre de nuestros hijos. Queremos la paz con justicia para todos.

—Creemos que el camino para encontrar la paz, deben ser todos aquellos medios que propicien el diálogo entre las partes involucradas en el conflicto.

Que se recuerde que la juventud es la mayor riqueza que posee una sociedad y que es una violación a los derechos humanos forzarla hacia la destrucción y la muerte. Especialmente en defensa de intereses ajenos a los suyos. Por eso las madres condenamos esta práctica y pedimos Fin al reclutamiento forzoso.

Por último preguntamos a quienes dictan o aprueban estas leyes:

-¿Les gustaría a ustedes, que les lleven a sus hijos a la fuerza?

-¿Les gustaría que sus hijos vayan a morir inútilmente?

SEGUNDO. Queremos también en esta ocasión expresarle a nuestro pueblo y demás pueblos del mundo las violaciones a los derechos humanos de que somos objeto; las comunidades campesinas, con la práctica de bombardeos indiscriminados sobre nuestros poblados, sin importarles la vida de miles de niños, mujeres y ancianos. Por el tan solo delito de vivir en zonas bajo control del FMLN.

Con los bombardeo* se nos destruyen nuestras viviendas, dejando a nuestras familias a la intemperie.

Se nos quema o destruyen nuestros cultivos, quedándonos en la mi-seria y el hambre ya que las siembras son el único medio de subsistencia de la familia campesina.

Por eso no más bombardeos indiscriminados sobre nuestras zonas, ya no más aviones ni bombas sembrando el terror y la muerte en nuestras comunidades.

Pedimos a las comunidades cristianas, al pueblo en general y a los organismos humanitarios a condenar los bombardeos en nuestro pueblo. Ya que son la amenaza de miles de vidas de hermanos campesinos. Y la causa de la muerte de centenares de miembros de nuestras familias.

Pedimos también se pronuncien en contra del reclutamiento forzoso por ser otra de las causas que han llevado a la muerte a miles y miles de hijos de las familias más pobres de nuestro pueblo.

Pues ni el reclutamiento forzoso, ni los bombardeos indiscriminados son medios que fortalezcan la búsqueda y el camino hacia la paz y la justicia.

COMUNIDADES ECLESIALES DE BASE DEL ORIENTE


Referencia: AHCMR/DVD/RevistaCRIE/1986/171/no-especificado/no-especificado