Archivo Histórico Comité Monseñor Romero

“New York Times :congreso no lo acepte”

NICARAGUA-EE.UU.

DEMANDA CIVIL CONTRA REAGAN

Por ser una conspiración autorizada, financiada y dirigida por altos funcionarios gubernamentales del gobierno de los Estados Unidos de América, incluyendo el presidente Ronald Reagan y varios miembros de su gabinete y del Consejo de Seguridad adscrito a la Casa Blanca, las incursiones realizadas por bandas paramilitares desde territorio de Honduras para desestabilizar al gobierno revolucionario de Nicaragua a nombre de ciudadanos nicaragüenses víctimas de esa guerra sucia, presenté una demanda civil el pasado martes 30 de noviembre ante el Tribunal de Distrito del distrito de Columbia, Washington, D.C., acusándolo de violar el Estatuto de Neutralidad, el Estatuto de Poderes de Guerra y la autoridad que la Constitución de los Estados Unidos le concede al Congreso para declarar o no la guerra, señalando en la misma demanda a varios líderes del movimiento anti-Nicaragua radicados en la Unión Americana de recibir dinero y equipo militar de la CÍA para entrenar bandas paramilitares en campamentos localizados en el estado de Florida que violan las leyes locales y estaduales, vía incursiones desde Honduras y Nicaragua…

Lo anterior dio a conocer en conferencia de prensa el abogado Michael Ratner, presidente del Gremio Nacional de Abogados Democráticos con sede en Nueva York, y que afilia a más de 10 mil miembros, a su arribo a esta ciudad procedente de Nicaragua donde fue invitado por la Asociación de Discapacitados y la Asociación de Madres de Héroes y Mártires para recabar más información para el juicio contra Reagan. Como ciudadano norteamericano dijo por último al abogado Michael, condenó la acción y apoyó con solidaridad al pueblo nicaragüense y me uno al duelo de la familia e los niños sacrificados y con todas las personas que han sido víctimas, heridos y muertos por los agresores apoyados por el gobierno de Reagan.

(CORREO DEL SUR, Mex., 9-ene. 1983)


Referencia: AHCMR/DVD/RevistaCRIE/1983/115/derechos-humanos/new-york-times-congreso-no-lo