Archivo Histórico Comité Monseñor Romero

No especificado

El embajador guatemalteco Monterroso

El actual “desorden” consigna de extremistas de izquierda o derecha

Jeanette Becerra Acosta

La actual situación “de desorden” que vive Guatemala obedece a una consigna de extremistas —de izquierda o de derecha– que buscan transformar un problema interno en “una prueba de fuego política”, dijo el embajador guatemalteco en México, general Doroteo Monterroso. Señaló que “es imposible” que un gobierno que tomó posesión hace apenas tres meses, pueda resolver problemas que existen desde hace 40 años, por lo que es muy factible que “fuerzas extrañas estén participando activamente para deformar una situación de tipo socio-económica”.

El diplomático explicó que el aumento del precio en los transportes urbanos se autorizó por el incremento de los costos de energéticos. Por lo demás, el alza en la tarifa de autobuses ya fue derogada

Al comentar la violencia, Monterrroso afirmó que “es lamentable que sean los estudiantes los que incendien autobuses y se enfrenten a la policía”, ya que el gobierno había dispuesto que éstos pagaran soto la tarifa anterior al alza y también había decidido la creación de una empresa de autobuses municipales —cerca de quinientos— para mejorar*el servicio.

“Creo que las manifestaciones y la quema de camiones, lie van una intención fuera de las peticiones”, dijo Monterroso “sobre todo ahora que ya quedó sin efecto dicho aumento”.

Por otra parte, el general Monterroso aseguró que “no sería difícil” que se decretara el estado de sitio porque “el gobierno tiene la obligación de respaldar y mantener el orden”

Dijo que esta situación afecta a Guatemala internacionalmente, porque “se deteriora nuestra imagen, además de que todo esto repercute en el turismo y en la vida económica del país.”

Monterroso negó que el conflicto en su país sea un reflejo de la situación política que viven algunas naciones centroamericanas: “tal vez ese sistema de niños-jóvenes con la cara tapada para no descubrirse; o la utilización de ciertos métodos de fuerza, sean parecidos”, pero, reiteró, “ésta no es la forma de resolver problemas”.

Por último, el embajador guatemalteco condenó a ciertos medios informativos de “ir demasiado lejos en sus interpretaciones del conflicto, tales como acusar al gobierno de malos manejos y a las trasnacionales de dominar el mercado nacional.

“No tenemos capacidad económica —aceptó— y aunque el capital extranjero es bienvenido, las condiciones para la inversión están muy controladas y no son nocivas para el país”, concluyó.

UNO más UNO. México 10 Octubre 78. CRIE 17810206.


Referencia: AHCMR/DVD/RevistaCRIE/1978/24/no-especificado/no-especificado