Archivo Histórico Comité Monseñor Romero

Archivo Histórico Comité Monseñor Romero

El Comité Monseñor Romero México fue fundado en 1980 por un grupo de cristianos que, atentos a los procesos sociales que ocurrían en ese momento en Centroamérica y en especial por el llamado de Monseñor Oscar Arnulfo Romero –asesinado el 24 de marzo de ese mismo año en San Salvador-, buscaron dar a conocer entre el pueblo mexicano la persecución que vivían los cristianos centroamericanos comprometidos con las transformaciones profundas de sus países.

Durante 16 años ese interés se vio reflejado en distintas iniciativas que acompañaron los procesos sociales que concluyeron con las firmas de la Paz en El Salvador –en 1992- y en Guatemala –en 1996-. Una vez concluidas las guerras, el Comité Monseñor Romero no concluyó sus actividades, al contrario. Uniendo sus esfuerzos a otras organizaciones se comprometió en los procesos de reinserción de los desplazados por los conflictos y en proyectos que fueran materializando las promesas de los Acuerdos de Paz y esa labor continua hasta el día de hoy.

Asimismo, a partir de 1994, el Comité amplió sus trabajos hacía el estado de Chiapas. El alzamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, el proceso de negociación y el acompañamiento a las distintas iniciativas lanzadas para mostrar y deconstruir el racismo existente hacía los distintos grupos indígenas de ese estado y del resto del país, se volvieron tareas permanentes de sus miembros. Ese acompañamiento se fortaleció con un trabajo sobre los derechos humanos y la defensa de los presos políticos en México. Las movilizaciones contra el aeropuerto en la zona de Texcoco y el acompañamiento a los detenidos por su movilización social, fueron solo una de las muchas líneas de trabajo que se implementaron durante los primeros años del nuevo siglo. Siempre manteniendo su mística que le dio origen y que lo ha acompañado durante ya treinta años: el compromiso de incidir en la realidad social desde el compromiso cristiano.

Otro momento de inflexión en los trabajos del Comité ocurrió en 2010. En ese año un grupo de compañeros del Comité empezaron a plantear la necesidad de recuperar la memoria histórica del Comité y de recuperar las experiencias de los cristianos en Centroamérica. En ese año empezamos a agrupar, ordenar, clasificar los distintos documentos que el Comité tenía en sus archivos. La labor no ha concluido, representan muchos años de trabajos y esfuerzos. Pensar en los objetivos de un área exclusivamente dedicada a la memoria histórica, definir las prioridades y las mejores formas de llevarlas a cabo han consumido buena parte de estos cinco años.

En 2011 decidimos constituirnos como una asociación civil (AC) e incluir entre nuestras áreas de trabajo el tema de la protección a las y los migrantes centroamericanos en su paso por México. Ello nos ha llevado a formar parte y administrar el albergue para centroamericanos victimas de delitos “Tochan. Nuestra Casa”, que tiene su sede en la Ciudad de México.

Sirvan estas líneas como una forma de presentarnos ante Ustedes y de un sencillo homenaje a todas y todos aquellas/os mexicanas/os comprometidos con las problemáticas sociales de México y Centroamérica que han contribuido dando más de lo que su tiempo y fuerzas permitían, para hacer posible que los trabajos del Comité se hayan mantenido durante estos treinta y cinco años.

Fraternalmente

Comité de Solidaridad y Derechos Humanos Monseñor Romero.